3D printer delivers color, volume and quality to enable Starburns to create “thousands upon thousands” of faces for stop-motion puppets.

"Triste", "bonita", "ocurrente", "todos los personajes son fascinantes y se han realizado con audacia": estas no son palabras que se suelen asociar con una película de stop-motion con marionetas como protagonistas.

Pero una vez más, la película Anomalisa es algo que nunca se había visto.

La gama de humanidad expresiva que se consiguió en la película fue posible gracias a la impresión 3D a color de alta resolución del sistema ProJet® CJP 660 de 3D Systems. Starburns Industries, una productora de servicios completos de Burbank (California) utilizó la impresora 3D para crear miles de caras diferentes con detalles realistas como arrugas, sonrisas, ceños fruncidos, líneas de expresión y bolsas bajo los ojos.

Caras impresas con CJP de Anamolisa de Starburns

 

Valor estético y productividad
En los últimos años, la impresión 3D se ha convertido en algo común en la industria cinematográfica para aplicaciones como la creación de prototipos, atrezos y objetos difíciles de construir de formas tradicionales. Sin embargo, debido al volumen total de las piezas y al terreno emocional en el que se utilizan, Anomalisa establece nuevos precedentes para la impresión 3D en la industria del entretenimiento.

Duke Johnson, codirector de Anomalisa, junto a Charlie Kaufman (Cómo ser John Malkovich, ¡Olvídate de mí!), conceden una mención de honor a la impresión 3D, que les ayudó a establecer los sentimientos de los personajes y a proporcionar un mayor nivel de detalle.
Pero todo el valor estético que ProJet CJP 660 ayudó a proporcionar a los personajes, el uso de esta impresora 3D se eligió por la productividad: el sistema es rápido, confiable y genera colores vivos. 

Figuras impresas con CJP de Anamolisa de StarburnsProJet CJP 660 produce impresiones 3D a color en una tirada sin necesidad de cambiar paletas. Su área de impresión de 254 x 381 x 203 mm (10 x 15 x 8 pulg) permitió a Starburns crear docenas de caras con distintas expresiones en una sola tirada y en cuestión de horas.
"El color es el principal atributo para nosotros, junto con la velocidad y el volumen que la máquina puede producir", dice Bryan LaFata, supervisor de operaciones de Starburns Industries. "La ProJet se utilizó de forma prácticamente continua durante un año y medio durante la producción de Anomalisa. En este periodo creamos miles de caras".

Miles de expresiones   
Starburns modeló e imprimió tres diseños de cabeza básicos para Anomalisa: una para cada uno de los personajes principales (Michael y Lisa) y otra para lo que se denomina la "cara mundial", una cara compuesta modelada a partir de 20 o más empleados de Starburns. La cara mundial se utilizó para todos los personajes, excepto Michael y Lisa.

Figuras impresas con CJP de Anamolisa de StarburnsLas caras de los personajes incluyen una placa frontal superior e inferior. Starburns modeló e imprimió miles de expresiones para los personajes. Esto proporcionó a los animadores acceso a prácticamente cualquier expresión posible para las escenas.
"Produjimos bastidores llenos de caras para que se pudieran sustituir en cualquier momento", dice LaFata. "En ocasiones utilizamos varios modelos faciales para obtener la sonrisa correcta".

Mantenimiento del aspecto y el tacto  
Los directores de Anomalisa tomaron la decisión de mantener las líneas entre la parte inferior y superior de la cara sin aerografiarlas.

James A. Fino, productor ejecutivo y socio de Starburns, explica esta decisión en un artículo del sitio web de Producer’s Guild of America: "En las películas actuales de animación con stop-motion, estas líneas se suelen borrar de forma digital, pero decidimos que no fuese así para Anomalisa. En lugar de ser un elemento de distracción, las uniones sirven como signos sutiles y persistentes de la increíble artesanía que se muestra en la película".

En un artículo del New York Times de Mekado Murphy, el codirector Kaufman lo explicaba de la siguiente forma: "No queríamos ocultar el hecho de que se trata de stop-motion. No queríamos pintar sobre lo que era... queríamos transmitir esa sensación de que los animadores no habían pasado por ahí".

Starburns también realizó un posprocesamiento mínimo de las caras de los personajes, por lo que se mantuvo el aspecto y el tacto que surgieron directamente de ProJet 660. Una vez más, esto fue elección del director.

“We used [3D printing] for a very specific purpose with the realism that they wanted in the faces, and the textures and the differences in color would not have been possible by hand-painting,” says Caroline Kastelic, Starburns Puppet Supervisor, in an IndieWire interview. “And that’s why they have that nice texture on them...I find that aesthetically brilliant and it also saved us a lot of time.”

Asistencia local 
La creación de miles de caras, docenas de modelos corporales y escenarios realistas para una producción como Anomalisa exige trabajo en equipo, no solo de los casi 200 empleados de Starburns, sino de socios externos.

LaFata otorga reconocimiento a 3D Rapid Prototyping, un socio de 3D Systems ubicado junto a Garden Grove (California) por proporcionar a Starburns materiales e incluso modelos de caras de impresión cuando los necesitaron.

"Creamos muchas caras, con frecuencia a todas horas y Bill Craig [director financiero y presidente de 3D Rapid Prototyping] y su equipo siempre estuvieron ahí para ayudarnos", dice.

Figuras impresas con CJP de Anamolisa de StarburnsGran futuro para la impresión 3D 
Con independencia de lo fascinante que sea la tecnología entre bambalinas de una película, la medida definitiva del éxito es la forma en la que se transmite la historia. En el caso de Anomalisa, la impresión 3D no solo es un efecto especial o un tema de conversación poco común; sino que es fundamental para la forma de actuar de los personajes.

Parece que este enfoque tocó la fibra: además de las nominaciones a los Oscar y los Globos de Oro, Anomalisa fue la primera película de animación que ganó el Gran Premio del Jurado de la edición 72 del Festival Internacional de Cine de Venecia. En su crítica de cinco estrellas de la revista Rolling Stone, Peter Travers denomina a Anomalisa una "obra maestra del stop-motion".

Bryan LaFata no cree que Anomalisa sea un fenómeno aislado.

"El tamaño y la velocidad con los que se pueden producir modelos de color en una máquina como ProJet CJP 660 es una ventaja fundamental", indica. 

"Creo que la impresión 3D tiene un gran futuro en las películas de stop-motion".