La esperanza ahora es visible en la cara de Rachel Uwimana, una ruandesa de 15 años con displasia fibrosa, un trastorno óseo en el que se desarrolla tejido cicatricial en lugar de hueso normal, que le desfigura gravemente el cráneo y el hueso orbital alrededor del ojo izquierdo.

Gracias a la unión de humanidad, capacidades quirúrgicas y tecnologías avanzadas que incluyen la planificación quirúrgica virtual (VSP®) y la impresión 3D de 3D Systems, Rachel ahora sonríe y se ríe con facilidad, reacciones que eran imposibles hace un par de años.

Un nuevo comienzo

La primera vez que trataron la displasia fibrosa de Rachel fue en Ruanda. Los médicos realizaron una cirugía que incluía un implante que su organismo rechazó. Con el tiempo, el contacto del implante con la cavidad nasal provocó una infección. 

El dr. Ric Bonnell, director de salud global del Dell Children’s Medical Center en Austin, Texas (EE. UU.) descubrió su caso. Dell Children’s Medical Center forma parte de Ascension, el sistema sanitario sin ánimo de lucro más importante del país. Bonnell ayudó a traer a Rachel a Austin junto con Africa New Life Ministries, un programa sin ánimo de lucro que ayuda a niños que necesitan atención médica. 

La primera operación de Rachel en el Dell Children fue un esfuerzo conjunto liderado por el cirujano craneofacial Raymond Harshbarger, el equipo de 3D Systems en su Healthcare Technology Center de Denver (Colorado), el neurocirujano Timothy George, el dr. Coburn Allen de enfermedades infecciosas y un equipo de profesionales de apoyo.

Simulación de la cirugía

El dr. Harshbarger adoptó pronto la planificación virtual. La primera vez que utilizó las tecnologías 3D para planificar complejas cirugías fue a principios de la década de 2000. Comenzó a trabajar con lo que ahora es el Healthcare Technology Center de 3D Systems en 2009. Desde entonces ha realizado cientos de operaciones asistidas por planificación quirúrgica virtual y herramientas de guía y modelos impresos en 3D.

"El trastorno de Rachel era muy complicado", dice el dr. Harshbarger. "La planificación quirúrgica virtual de 3D Systems nos permitió probar distintos métodos antes de decidirnos por un plan definitivo".

Esta primera cirugía, realizada a final de marzo de 2015, incluía la retirada de una zona amplia de cemento óseo de la operación de Ruanda, el tratamiento del seno frontal infectado, la extirpación de la displasia fibrosa, la reconstrucción de tejido blando con tejido del muslo de Rachel y la reconstrucción del cráneo.

Con los datos del TAC de Rachel, 3D Systems trabajó con el dr. Harshbarger y el resto del equipo quirúrgico mediante reuniones en línea para diseñar los procedimientos de la operación y simular digitalmente los cortes del hueso que se realizarían en quirófano.

Herramientas quirúrgicas específicas del paciente

Para su primera operación, 3D Systems imprimió un modelo con su tecnología de estereolitografía ProX® que mostró el aspecto que tendría el cráneo de Rachel una vez retirado el hueso externo. 

También se crearon dos plantillas de guías quirúrgicas: una ayudó al dr. Harshbarger a colocar una malla temporal de titanio específica del paciente para proteger el globo ocular de Rachel. La otra representaba el crecimiento óseo que se debía retirar del cráneo de Rachel.

Manejo de la complejidad

En una segunda cirugía, cinco meses después de la primera, el dr. Harshbarger reposicionó el pómulo, la frente y el globo ocular de Rachel para crear simetría. Una vez más, 3D Systems realizó la planificación quirúrgica virtual junto con el dr. Harshbarger y creó plantillas, guías de marcado y posicionamiento y modelos del cráneo impresos en 3D.

"La plantilla de posicionamiento se diseñó para ayudar al dr. Harshbarger a crear una marca de referencia en el hueso que se utilizaría para garantizar que el implante de PEEK personalizado se colocara según el diseño", indica Mike Rensberger, que lidera los servicios de reconstrucción de VSP de 3D Systems. 

La siglas PEEK indican polieteretercetona, un plástico de alta resistencia que KLS Martin utiliza para crear implantes de cráneos específicos del paciente. En el caso de Rachel, el implante de dos piezas cubre el hueso del cráneo en la frente junto con las zonas orbitales que rodean el globo ocular y la parte superior del pómulo.

"Los retos a la hora de crear este diseño residían en la producción del contorno exacto y estéticamente correcto, así como funcional para implantarlo durante la cirugía", dice Tirth Patel, un especialista de implantes basados en TAC de KLS Martin.

"3D Systems trabajó codo con codo con el dr. Harshbarger para planificar el movimiento exacto del hueso", dice Patel. "Tomamos los archivos digitales de 3D Systems y creamos un diseño individualizado que ayudaría al dr. Harshbarger a colocar perfectamente el implante para crear una superficie uniforme en la frente".

"La complejidad fue muy elevada debido a que el implante debía colocarse directamente en los pómulos que se habían colocado en una nueva posición", dice el dr. Harshbarger. "No había tolerancia al error. El movimiento de los pómulos fue muy preciso y se colocó directamente en el implante.

"La planificación quirúrgica virtual y las plantillas, guías y modelos impresos en 3D de 3D Systems hacen que este tipo de precisión sea posible".

La segunda operación fue todo un éxito e hizo frente a los principales problemas de la reconstrucción craneal de Rachel. El dr. Harshbarger ha sugerido la cirugía plástica en el futuro para corregir desigualdades del color de la piel de la transferencia tisular y ampliar el cuero cabelludo de Rachel.

De la esperanza a la oportunidad

Alrededor de un mes después de la segunda cirugía, Seton Healthcare, miembro de la organización Ascension, eligió a Rachel para que viajase a Washington, D.C., para escuchar al Papa Francisco dirigirse al Congreso de Estados Unidos. Realizó el viaje con la coordinadora de servicios del Dell Children’s Medical Center, Dee Brosnan, que actúa como madre adoptiva de Rachel durante su estancia en Austin.

Convenientemente para Rachel, el discurso del Papa Francisco se centró en inculcar esperanza mediante la cooperación internacional: 

"Nuestros esfuerzos deben dirigirse a recobrar la esperanza, corregir los errores, mantener los compromisos y promover el bienestar de los individuos y las personas. Tenemos que avanzar juntos, como una persona, con un espíritu renovado de fraternidad y solidaridad y cooperar generosamente para el bien común".

Desde la primavera de 2016, Rachel vive con Brosnan y asiste al International High School de Austin, donde está aprendiendo a hablar inglés. Planea quedarse en Austin hasta junio para acabar el colegio y, a continuación, regresar a casa con su familia en Ruanda, como una persona diferente física, mental y emocionalmente.